Nuevo proyecto: mi primer incunable

I. La idea

Hace tiempo estoy dando vueltas al tema de hacer un libro caligrafiado.

Ha sido muy largo ir descubriendo las dificultades y soluciones para lo que deseo hacer. Por eso lo comencé y abandoné en muchas ocasiones.

Pero ya comienzo a ver un camino a seguir.

Mucho me costó decidir el texto a usar, probé un texto de Andersen, varios otros autores, pero finalmente volví a uno que me ha acompañado muchos años: El elogio de la locura, de Erasmo de Roterdam. Una joya del siglo XVI que no deja de tener vigencia: la locura que todos tenemos y que le da sentido a nuestras vidas, valorando cosas que para muchos son estúpidas (este proyecto por ejemplo).

Luego escoger materiales. Me gustan los papeles hechos a mano. Lamentablemente su calidad nunca me deja conforme, constantemente aparecen zonas débiles, la tinta se revienta y pierdes todo el trabajo…

Pero el papel presenta otra dificultad. Si te equivocas hay que repetir y pierdes el bifolio, es decir ¡cuatro páginas!

Por eso llegué a los incunables.

imprenta-de-gutenberg

II. El proyecto

Los incunables son los libros impresos antes del 1500. Cuando la imprenta estaba naciendo seguía el ejemplo del manuscrito, pero su tecnología no era capaz de tanto.

Por eso se usaba un sistema intermedio como se aprecia en la imagen.

Se imprimía un texto y se entregaba luego a un calígrafo (a la derecha de la prensa) que dibujaba las capitulares, coloreaba e iluminaba los pliegos.

Y eso es lo que estoy haciendo, pero actualizado:

  • Caligrafiado del texto
  • Fotografiado y armado de quaternus (cuatro bifolia o sea 16 páginas)
  • Impresión en papel de algodón hecho a mano con mi Epson R1800 Fabriano de 90 grs.
  • Agregar capitulares, colores, etc.
  • Encuadernación.

Es un trabajo muy largo en mis ratos libres, pero iré mostrando en estas páginas el desarrollo.

Si todo funciona, el siguiente libro será el Altazor, de V. Huidobro en estilo cancillería (italic) o humanista.

III. El primer quaternus

Ya comienza a definirse una etapa. Terminé de caligrafiar el primer quaternus (16 páginas) y una noticia triste: murió de vieja mi impresora Epson R1800, que tenía la misión de imprimir en esta etapa sobre papel de algodón, como se ve en las primeras pruebas. Cambio de opción y mando a imprimir en láser sobre un papel Fabriano de 90 grs.

Lo imprimí tres veces a fin de probar las posibilidades y escoger la definitiva.

Ahora viene la etapa de agregar con color los textos destacados, mayúsculas y capitulares.

Pero antes llegó una gripe que me sacó violentamente del mundo y de mis proyectos… Todavía no me recupero pero ya puede comenzar a incorporar las mayúsculas en color.

Mientras se prepara el Yeso de París, que usaré para crear la cama para aplicar folia de oro en las capitulares.

Ya me estaba sobre-complicando, voy a aplicar directamente el pan de oro sobre el papel. Más adelante practicaré la técnica del relieve que es compleja ya que al doblarse el papel se puede romper, me parece que es más conveniente cuando trabajo sobre pergamino.

InicioColoreado

Primeras aplicaciones de pan de oro, estoy usando los productos Mona Lisa, son excelentes, oro falso de buena presentación y tanto el pegamento como el sellador son muy buenos. Maravillas de la tecnología actual.

Comments are closed.

A %d blogueros les gusta esto: